Las abuelas de hoy

Abuelas del Siglo XXI

abuelasPor si tenían la duda, no soy abuela.

Entonces, ¿qué me da derecho a escribir este post?

Pues que me imagino que algún día lo seré.  Espero no muy pronto. Y no vayan a creer que porque le tengo miedo a ser abuela y que eso me haga más vieja. No.

Es que más bien espero que mis hijos,  antes de tener los suyos, vivan otras experiencias. Que viajen, que conozcan gente, que ahorren, que vayan de fiesta, y todas esas cosas que,  con hijos son más difíciles de hacer.  Pero la decisión será de ellos.

Las abuelas de hoy y de mañana

Como las mujeres de 50 años de hoy en día no somos las mismas de hace un par de generaciones, obviamente que las que ya son abuelas se parecen muy poco a las de antes.

Las abuelas de hoy son en su mayoría independientes, preocupadas por cuidar su salud, su aspecto; mucho más sociables, se reúnen con amigas para el cafecito, el viaje, etc.  Muchas todavía, económicamente activas. Tienen interés y energía para seguir trabajando. Y si cómo no, súper tecnológicas. No quieren quedarse atrás de todos los avances, eso las hace estar en “la onda” junto con sus nietos.

Por todo lo anterior, cada vez son menos las que se quedan a cuidar a sus nietos como parte de su labor de abuelas.  Las hay, pero creo que se irán extinguiendo.

Por lo menos yo lo veo así.  Porque las mujeres que seremos abuelas en un futuro, tenemos otro plan de vida, metas, actividades, intereses y cosas por hacer, si así lo quieren ver, tenemos un pensamiento más “egoísta” .

Estamos educando hijos para que sepan las responsabilidad de traer bebés al mundo. Porque nosotros tendremos la agenda muy llena.

Siempre estaremos dispuestas a ayudar, pero con los límites que hay que establecer para permitir que cada quien haga lo que le corresponda.

Ustedes ¿qué clase de abuelitas son o serán?

 

 

 

Cómo controlar los síntomas de la menopausia

Controlar los síntomas de la menopausia

Como les comenté en otro   post  queridos lectores,  trato de llevar mi menopausia de la mejor manera. Y ahí la llevo.  Porque no es una enfermedad ni el fin del mundo. Sí, de todos esos síntomas unos son más molestos que otros. Pero como leí por ahí: La otra opción es estar muerta, así que apechugo y/o busco opciones.

A prueba y error voy descubriendo cosas que pueden mejorar o empeorar los síntomas.

Qué hacer y qué no

Tomar toda clase de remedios o medicamentos SIN receta o recomendación médica de expertos.

La tía, la amiga, la abuelita, la comadre. Todas opinán o te recetan algo. Es tanta tu desesperación que la primera receta que encuentras en Google de remedios para la menopausia la llevas a cabo sin pensar.

Existen diversos tratamientos, desde la terapia de reemplazo hormonal hasta medicina alternativa. Pero debemos tomar el tiempo para investigar en qué consisten dichos tratamientos. Informarnos pues. Y siempre, siempre bajo la supervisión de algún experto en la salud.

No dormir bien,  no cuidar la alimentación, tener altos niveles de estrés.

Con la edad comenzamos a dormir menos, nuestro metabolismo y la forma de procesar los alimentos cambia. Los cambios hormonales nos ponen a veces de un humor del demonio.

Las recomendaciones básicas.  Buscar que nuestras horas de sueño sean de la mejor calidad posible. Si notamos que ciertos alimentos ya no  nos caen bien, bajarle al consumo o eliminarlos de la dieta. Y por último buscar actividades que nos relajen, como el ejercicio, yoga, tener un hobbie.

No renuncies al sexo

Llegar a la menopausia no significa que tu vida sexual se acabó.

Sin miedo a embarazos no deseados, con los hijos fuera del nido, con una gran experiencia, el sexo puede ser igual o más satisfactorio que antes.  Comunícate con tu pareja,  sí, es cierto que a veces la libido baja, pero a esta edad la calidad supera la cantidad.

No te deprimas

Lo principal, como digo yo, no te tires a la desgracia. Esta es solo otra etapa, no estás vieja ni acabada. Cambia de actitud, se positiva. Hay muchas cosas y experiencias maravillosas por vivir.

menopausia, síntomas

Emprender a los 50. Comenzamos.

Emprender ¿ a los 50?

Y resulta que tal vez estés desempleado. O que tu trabajo fijo ya no satisfaga. ¿Quieres librarte de los horarios?  O simplemente porque si. Porque estás llena de entusiasmo y quieres hacer algo por tu cuenta. Pues felicidades, a emprender se ha dicho.

Tomen nota

Dicen los que saben del tema, que debemos tomar varios factores en cuenta antes de lanzarnos al ruedo.

Analizar, pensar, consultar con la almohada, qué es lo que me gusta hacer, qué me apasiona, hacia dónde van mis intereses. cuáles son mis aptitudes. ¿Lo haría aunque no me pagaran? Por pequeño que sea nuestro proyecto, antes contesta esas preguntas. La respuesta será tu motor.

Ideas para lograr ser empresaria a partir de los 50.


¿Te gusta el diseño? Hay muchísimas cosas en las que se puede poner a trabajar tu talento creativo. Ropa, joyería, artículos de decoración o productos naturales de belleza , por ejemplo. Haz muestras de varios modelos. Diseña un sencillo catálogo, difúndelo en tus redes sociales. Acércate a tu familia y conocidos.

joyeria, pulseras, artesanal, emprender

¿Tienes talento culinario? Es tu oportunidad, Desde vender pasteles puerta por puerta, ofrecer menús sencillos en oficinas o hasta un gran negocio de catering . Que no te de pena. Pequeños negocios se han hecho grandes empresas por personas que empezaron tocando puertas.

banquete, catering, comida, emprender

Si te gusta la onda de la belleza,  ¿Qué tal abrir tu propia estética? También puedes ofrecer servicios a domicilio, haciendo uñas, manicure, pedicure, maquillaje.  Para perfeccionar el talento puedes tomar clases o diplomados de imagen personal y así ofrecer servicios de más alta calidad.

salon de belleza, belleza, estetica, emprender

Y por último, ¿te gustan las ventas? ¿no tienes mucho dinero para invertir? La venta por catálogo es lo tuyo.  Existen muchas empresas de todos los ramos que comercializan sus productos a través de catálogos y que aprovechan el talento de sus afiliadas para lograr grandes ventas.

catalogo venta por catalogo, emprender

Les dejo un artículo de la revista Entrepreneur donde dan consejos para generar ideas de negocios.

¿Tienes alguna otra idea? Compártela conmigo.

 

 

De locura, hambre y soledad.

De locura, hambre y soledad.

Y tristeza y abandono.  Pero también de admiración.

Todos esos sentimientos se me estrellaron de frente el domingo pasado durante mi visita al  CAIS CUEMANCO . Un centro de atención a varones con enfermedades mentales, en abandono y situación de calle.

Mi hija estudia Psicología y en su materia de Psicopatologías deben asistir cada 8 días durante el cuatrimestre a hacer “prácticas” en dicho Instituto. El objetivo es que vayan relacionándose y observando en vivo y a todo color aquello de los transtornos mentales.

Ya de antes tenía referencia de que estar en el lugar era difícil, ahora con ella ahí tenía más información, y al regreso de cada una de sus visitas la veía muy cansada y apachurrada.  Me contaba de la situación en la que viven y de las actividades que ellos como practicantes realizaban. Juegos, actividades manuales, música. Y siempre comida para el final del día.

Con el paso de las semanas se aprendió nombres y situaciones de los “usuarios” como les llaman, y cual era su enfermedad.  A qué les gustaba jugar, y aunque cansada también regresaba satisfecha con el trabajo realizado. Durante estos últimos meses se dieron a la tarea de recolectar ropa, zapatos y cobijas para llevarles algo más.

La convivencia final

locuraAsí se llegó el tiempo de terminar con sus prácticas y a modo de clausura, les pidieron que en esa última visita llevaran a sus familias para que observáramos cómo trabajaban con los usuarios. Y hacerles un gran convivio para que se despidieran.

El domingo muy temprano salí de casa muy contenta para ver a mi niña en “acción”.  Vivimos muy lejos de ahí, así que el camino fue largo, casi dos horas. Llegamos cerca de las 11 de la mañana con cargamento de comida y ropa, globos y serpentinas.

Lo primero que nos dijeron antes de entrar fue: ¿Si les han contado sus hijos cómo es la situación aquí y lo que van a ver?  Recuerden evitar en lo posible el contacto físico y no se despeguen de sus hijos.

Y muy valientes nos dirigimos a la explanada donde impacientes los usuarios ya esperaban a los muchachos.

Nada de lo que Fernanda me pudo haber dicho alcanzó para describir la realidad.

La cruda realidad

La primera pared con la que te encuentras, el olor;  todos los malos olores humanos vician el aire. Sientes que vas a devolver el estómago.  Están, en el mejor de los casos, vestidos con lo que hay a mano, sucios, muy sucios. Otros deambulan medio desnudos.

Luego comienzan a acercarse para saludarte, todos quieren tocarte, hablarte. Uno se acercó a abrazarme y yo quedé congelada como tonta. Fer muy dueña de la situación solo dijo, sin abrazos Fulanito, sin abrazos.  Y sí, miedo es lo segundo que sientes.

Hay algunos que tienen  retraso severo, otros esquizofrenia, TOC, ansiedad, depresión y más;  hay quien habla con dificultad, otros se expresan a gritos o señas,  o como Sutanito el que finalmente fue mi ayudante inflando globos, a él se le iba todo en reír.  También hay quien no controla esfínteres. Hay quien está totalmente fuera de realidad, como en un viaje pues. Y otros que son totalmente”funcionales”, hablan y actúan de manera casi normal y que se dan cuenta de todo. Y lo siguiente a sentir es tristeza, mucha.

A estas alturas ya tenía yo rato aguantando las ganas de llorar.

Comencé a bombardear a Fer con preguntas ¿Cómo llegó toda esta gente ahí? ¿No tiene familia? ¿Nadie los visita? ¿Por qué unos no tienen zapatos? ¿ No los bañan?  ¿Sí comen?

Es gente abandonada por su familia, porque no podían cuidarlos. O que se quedaron sin familia. Gente que recogen de la calle. No, nadie viene a visitarlos. Solo hay un par al que viene alguien de vez en cuando.  No hay mucha ropa o zapatos, y a algunos no les gusta usar. Los bañan cuando se puede, cuando se dejan.  No sabemos exactamente qué comen.

Ahhh por favor ya no puedo. Quiero salir a llorar.

Después de las actividades, el Psicólogo a cargo ofreció unas palabras de agradecimiento para la Universidad, por 8 años ininterrumpidos de enviar a sus alumnos. A los practicantes les agradeció haber sido  la familia de los usuarios en estos 3 meses, ya que eso les da ratitos de felicidad. Y les entregó su constancia y reconocimiento.

Para cerrar

Entonces procedimos a servir la comida. Los ojos les brillaban. Obedecieron la mayoría a formarse para recibir su plato. Otros hacían trampita. Los más se formaron varias veces. Y comían con tanto gusto, con tanta prisa y con tantas ganas,

Serví y serví muchos platos para evitar que otra vez me ganara el llanto.

La comida olía delicioso, y tenía varias horas sin comer.  Pero que asco de persona sería  yo si hubiera  siquiera probado algo de esa comida.  Debimos haber llevado más.  Las ollas quedaron limpias.

Y nosotros agotados.

Agradecimientos.

Gracias a esos usuarios porque una vez más puedo ver lo afortunada que soy, de estar sana, de tener una familia.

A la gente que los cuida y atiende con los pocos recursos disponibles, incluidos los voluntarios que no cobran un solo peso, mi gran admiración  y respeto.

A los estudiantes, gracias por darles un tiempo de felicidad, que a su vez les dio a ustedes un gran aprendizaje y satisfacción.

Gracias a mi niña que me invitó a compartir con ella este momento y que me hizo sentir muy orgullosa de ella, por su trabajo. Seguro va a ser una gran psicóloga.

Y ustedes, si quieren devolver un poco de lo que la vida les ha dado, pueden llevar la ropa que ya no usen, artículos de higiene personal,  y cobijas.

“El de la locura y el de la cordura son dos países limítrofes, de fronteras tan imperceptibles, que nunca puedes saber con seguridad si te encuentras en el territorio de la una o en el territorio de la otra”

Arturo Graf

 

 

 

 

 

PokémonGo y la cincuentona

Pokémon 20 años después

Y ustedes dirán ¿qué hace la ruquita hablando de PokémonGo?

Bueno, les voy a contar la historia.
Pokémon (así se escribe aunque nosotros digamos Pokemón) apareció hace 20 años como videojuego, luego se convirtió en caricatura y acá en  México comenzaron a pasarla como en 1999. Yo tenía unos 33 años y mis hijos 6 y 3 más o menos. No eramos usuarios de videojuegos pero si veíamos caricaturas,. Y digo veíamos porque me gustaba sentarme con ellos a ver la T.V. y así darme cuenta qué era lo que les gustaba y saber si eran prudentes para su edad.

Así fue como una tarde-noche, apareció el primer capítulo de Pokémon . Conforme iba transcurriendo la historia, capítulo a capítulo, mis chiquillos disfrutaban mucho, desde aprenderse  el rap hasta adoptar a sus pokemones favoritos y tener “batallas” entre ellos y su grupo de amigos. Y a mí también me gusto.

Y ¿saben por qué ?

Lo que yo vi en Pokémon

Me pareció siempre que, a pesar de ser ficción, tenía un buen mensaje de amistad y compañerismo, de alcanzar metas y sueños, y  de una sana competencia. (Como torneos de Karate)

Un chico saliendo de su casa, por alcanzar su propósito de vida. Encontrar en el camino amigos que lo apoyaron en las buenas y en las malas. Prepararse constantemente para cada batalla que no tenían como fin  matar a nadie. Y hasta aprender a cuidar y querer a sus “mascotas” .

Y no, ninguno de mis hijos quiso salirse de la casa a corta edad por ser maestros Pokemones. Tampoco sufrieron de ataques epilépticos, ni experimentaron ninguna posesión demoniaca como muchos detractores y fanáticos religiosos alegaban. Y mucho menos ahora piensan en cazar animales reales y ponerlos a pelear.

Pokémon fue para ellos y para todos los noventeros algo que los marcó, entre otras cosas.  Así como a los setenteros y ochenteros nos marcó E.T., Michael Jackson, StarWars y miles de ejemplos más.

La fiebre pasó.

Por supuesto que gastamos una fortuna en todo lo relacionado al  merchandising , desde tazos, tarjetas, juguetes, hasta ropa, revistas y películas. Todo lo que salía y tenía que ver con Pokémon se compraba. Pasadas 4 o 5 temporadas ellos fueron creciendo y las circunstancias cambiando y le fueron perdiendo interés.

Todo aquello coleccionado se guardó perfectamente cuidado y ordenado, en portatazos, álbumes, repisas. Como tesoro y recuerdo de su infancia.  Después en alguna mudanza y ellos ya creciditos decidimos donarlos a otros niños.

PokémonGo y la nostalgia.

Supongo que hay muchas personas que siguieron viendo la serie o jugando los videojuegos a través de todos estos años. Hay nuevos fans también. Pero  los que como mis hijos tenían cerca de 10 años de que Pokémon era solo un recuerdo, el hecho que la compañía que trajo de vuelta desde el origen y  a los primeros pokemones , con toda esta nueva tecnología, les dio en la puritita …nostalgia.

Las nuevas generaciones también lo disfrutan como PokémonGo  pero ellos tal vez no sepan toda la historia, por eso es que creo que lo disfruta más quien lo vivió en los 90’s.

La satanización

Lo satanizaron antes , lo satanizan ahora.

Como les comenté mis hijos, mis sobrinos, sus amigos y compañeros de escuela, no sufrieron ningún daño mental y son adultos totalmente funcionales.

¿Por qué ahora de igual manera piensan que van a quedar locos o enajenados con el jueguito?  Están reviviendo su infancia.  En cuanto a los niños de hoy que prácticamente ya nacieron con un celular en la mano, solo viven su momento. Que debe haber una guía para ellos, sí, para que el mensaje sea el adecuado. Que hay que tener las debidas precauciones para no tener o provocar un accidente, también.

¿Qué tal adultos muuuuy mayores enajenados con Candy Crush ? ¿Entonces?

Como todo en la vida, cada quien tiene su enfoque. Pero aplica el vive y deja vivir, sobre todo si no pisotean tus derechos o te hacen algún mal.  Y por un momento recuerden que también fueron niños y que al ver un programa viejo o recordar un juego de entonces, se sienten felices.

Es solo un juego, no pasa nada, el mundo no se va a acabar.

Les dejo la liga de un artículo que me encontré de alguien que creció con Pokémon  ¡Atrápalos ya!

pokemongo

 

 

Las cosas que he hecho, y las que faltan

Lo que he hecho y lo que no

En Facebook corre una cadenita de esas que no soy muy fan, pero ésta me pareció muy curiosa.  Hasta yo me sorprendí de cuantas cosas he hecho en mis 50 primaveras. Y poner atención en las que faltan.  Me gusten o no, hay algunas que serían una experiencia.

Pero bueno, ahí les van mis resultados. ¿se animan a hacerlo?

Casarse 
Enamorarse 
Faltar a la escuela 
Ver a alguien nacer
Ver morir a alguien
Subir a una ambulancia 
Visitar el noreste 
Conocer el sur 
Visitar USA. 
Conocer Paris 
Conocer Londres
Visitar África
Conocer China
Conocer Suiza
Conocer Buenos Aires
Andar en helicóptero
Hacer un crucero
Aparecer en una película
Aparecer en tv 
Asistir a una obra de teatro 
Asistir a un espectáculo de danza 
Bailar bajo la lluvia 
Tocar la guitarra
Cantar en el karaoke 
Llorar de tanto reír 
Hacer Pipi de tanto reír 
Llorar y llorar hasta que las lágrimas se sequen 
Ver nieve cayendo
Capturar un copo de nieve con la lengua
Realizar un sueño 
Tener un hijo 
Plantar un árbol 
Comprar una bicicleta 
Comprar un patín 
Escribir un libro (hasta tres)
Tener un animal doméstico 
Hacer Happy hour en la playa 
Ver el amanecer sentado en la arena de la playa 
Nadar sin ropa 
Andar en trineo
Paseo de jet ski
Andar en moto 
Saltar de un avión (Avioneta)
Saltar de bungee jump
Ver una película en un drive-in
Montar a camello
Montar a caballo 
Aparecer en el periódico ✅
Aparecer en revistas
Hacer una cirugía
Estar internado ✅
Pensar que iba a morir ✅
Donar sangre
Ir al cine solo ✅
Ir al teatro solo ✅
Poner un piercing
Hacerme un tatuaje ✅
Conducir un coche automático ✅
Bucear
Vivir solo ✅
Estar en la parte de atrás del coche de policía
Ganar una multa por exceso de velocidad (una???) ✅
Tener un hueso roto
Tener puntos en alguna parte del cuerpo ✅
Viajar solo ✅
Cambiar de ciudad
Ganar un premio en un bingo ✅
Comprar un auto nuevo ✅
Poner todo en un auto y empezar la vida en un nuevo lugar
Durar la noche despierto festejando ✅
Participar en Guerra de comida ✅
Dar aventon a un desconocido
Comer grillos ✅
Escalar

El tesoro de Cuauhtémoc

“El tesoro de Cuauhtémoc” de  Giacommo J. Seráuz

Hace casi dos meses que Gonzalo J. Suárez P., @gjsuap  el autor del libro “el tesoro de Cuauhtémoc” bajo el seudónimo “Giacommo J. Seráuz”, me invitó a participar en su creación, siendo yo una lectora beta.

Así que hasta me siento parte de él. Digamos que pude leerlo desde antes de que se fuera a la editorial, algunos capítulos incluso el mismo día en que se terminaban de escribir.

El tesoro de Cuauhtémoc”  no es cualquier novela.  Se trata de la historia convertida en novela. Y gracias a ese formato el libro resulta entretenido desde que comienzas, y no pararás de leer hasta descubrir el gran secreto.

El tesoro de Cuauhtémoc

 

El pasado y presente se mezclan de una original manera.  Se pierde la línea entre la realidad y la ficción.

El relato

La trama comienza describiendo una escena que, avanzando la lectura descubrimos que se trata de un ritual, de un sacrificio ofrecido a los dioses. El interés crece cuando se revela quién y por qué lo esta llevando a cabo.

Cuando la escena finaliza damos un salto al presente, donde Martín Guerrero,  un estudiante de la Escuela de Antropología,  concluye que lo que le están enseñando en la escuela no es del todo cierto o está incompleto. Él siente una especial fascinación en  la historia de México antiguo, cuando gobernaban los grandes emperadores aztecas, y por lo que hay de vestigios de esa época en el México actual.

Él sabe que hay algo más, renuncia  a la escuela y decide investigar por su cuenta.  El destino lo hace coincidir con Zanic’te Tepeyólotl, una chica que no entiende muy bien cual es la razón, pero que ha heredado secretos de su abuelo, un Guardián de la Tradición, que habla de un tesoro escondido.

A partir de aquí, descifrar señales, enfrentar peligros, y unir el antes y el después, son la base del libro.

Aprendes y descubres datos históricos en los que no habías reparado antes.  Te dan unas ganas locas de salir a recorrer el mismo camino de Martin y Zanic’te. Lo que me recuerda que pronto habrá tours guiados. Pueden encontrar más detalles en http://eltesorodecuauhtemoc.com

Mi recomendación: ¡Léanlo!

En verdad es un libro que deben leer. Pueden conseguirlo en formato digital en Amazon o en Amazon México -o en las tiendas de Amazon de Gran Bretaña, Inglaterra, España, Japón, Brasil, India…-.

Recuerden que no necesitan un Kindle Reader para leerlo, porque hay emuladores para PC, Mac, Android o iOS, así que pueden leerlo en su celular, tableta, laptop o computadora. Muy pronto estará disponible en papel. Les aviso.

Y si quieren leer algo más de la obra de Gonzalo  @gjsuap , pásenle por aquí. Ojo: si les gusta, pueden comprarlo o compartirlo desde aquí mismo.

.

 

cumpleaños

Un cumpleaños muy especial

El cumpleaños

Siempre me han gustado mis cumpleaños. Me gusta celebrar.

No recuerdo ningún año en el que yo pensara o sintiera que el tiempo debía detenerse y no cumplir más.

Tampoco recuerdo haber pasado mal algún cumpleaños, será que a pesar de que las circunstancias no fueran las mejores algún año, siempre decidí que el día de mi cumpleaños fuera especial.

¿Por qué la gente dice ya no quiero cumplir años? ¿Por qué se los quitan?

Si cada año cumplido va cargado de momentos y experiencias que no se van a repetir,  si cada año nos permite ver crecer a nuestros hijos,  nuestros proyectos.

Si las cosas no han ido muy bien, pues cada año nos da la oportunidad de arreglar las cosas, de reconciliarnos con alguien, un amigo, un familiar.

Cumpleaños 50

Y hoy cumplo 50, y sí, es muy especial. Porque a pesar de las canas, las arrugas y uno que otro achaque, tengo mil razones para celebrar a lo grande. Otras mil por lo cual estar agradecida.

Gracias a la vida, por permitirme seguir aquí, gracias por todos los malos momentos que han dejado en mí mucho aprendizaje, y cuando no, me ha repetido la lección por necia.

Pero gracias sobre todo por todas las cosas buenas, por mi familia, por mis hijos, por mi compañero, que han estado conmigo en las buenas, en las malas y en las peores. Los amo tanto.

Gracias por mi trabajo, por mis compañeros. Gracias por la familia elegida que son todas las personas que se han cruzado en mi vida; unos se han ido, otros han permanecido y son los que ahora llamo amigos. Tengo un pedacito de todos en mi corazón.

De ahora en adelante

Y ahora que llevo un poco más de la mitad de mi vida andada, me siento plena, he alcanzado la mayoría de las metas fijadas, he cumplido muchos sueños.

Y pienso alcanzar y cumplir otros más. Solo que ahora lo haré con otra perspectiva, disfrutando lentamente cada nuevo paso que dé, saboreando cada momento  que la vida me regale.  Esperando con ansias las nuevas experiencias por vivir.

Ya sé quién soy, y a dónde quiero ir.  Poniéndo alma, corazón, pasión e ilusión como una quinceañera,  pero con la sabiduría, temple y experiencia de estos 50.

¡Tengo tanto entusiasmo por lo que está por venir!

Así que, con el permiso de ustedes, y en la medida de lo posible, celebraré hasta que el año termine.

¡Feliz cumpleaños a mí!

      cumpleaños50yop

 

 

 

pablo (3)

Envejecer ¿Por qué nos da miedo?

miedo a envejecer¿Por qué nos da miedo envejecer?

Somos muy contradictorios: no queremos morir jóvenes, pero tampoco queremos envejecer.

Mucho tiene que ver con las creencias que tenemos respecto a la vejez.

Principalmente pensamos que estar viejo significa estar enfermo, tener disminuidas las facultades mentales. Creemos que se tiene poco interés en aprender, que nos volvemos de ideas cerradas, gruñones y amargados, y lo más triste, físicamente inútiles y dependientes de los demás.

Pero les tengo noticias, ¡no tiene porque ser así! Sí, es cierto que envejecer tiene sus “desventajas” pero hoy en día la ciencia ha avanzado, nuestra expectativa de vida es mayor. Somos más activos que generaciones pasadas y nos cuidamos más.

En general contamos con  mucha información  que nos permitirá prepararnos para tener un buena calidad de vida cuando lleguemos a la tercera edad, tanto física, mental y financieramente.

En nosotras las mujeres, además el terror a envejecer tiene mucho que ver con el aspecto físico. La mayoría piensa que envejecer la disminuye como mujer, que el marido la va a cambiar por otra más jóven o que ya no le va a gustar a nadie, que la van a correr del trabajo, etc., etc, etc.

arrugaA la primera cana hay que pintarse el pelo , dos tres patitas de gallo alrededor de los ojos, busca al cirujano plástico. Y no es que esté mal; es que lo  hace por los demás, no por sí misma.

De nuevo eso se debe a lo que nos grabaron en la cabeza las revistas, la sociedad, la familia.  El viejo estigma: ” La mujer vieja ya no sirve”.

¿Y saben qué pasa entonces? Que estamos más preocupadas por envejecer que lo que en realidad estamos envejeciendo.

Envejecer con dignidad y sin miedo

Con dignidad no me refiero  a que se dejen, o se tiren a la fodonguez. Como les he dicho en otros post, hay muchas opciones para vernos muy bien, desde arreglarnos el pelo, vestir con lo que nos favorezca, cremitas para la piel y demás. Intelectualmente, hay muchas formas de seguir cultivando la neurona.

Y  la más importante,  ACTITUD SEÑORAS, ¡ACTITUD!

Envejecer con dignidad es aceptar que el tiempo  pasa y con él la vida. Que hay que aprovechar, disfrutar y superar cada etapa y cada edad.  No tratar de seguir viviendo en nuestra juventud, adoptando modas o actitudes infantiles.

Nos vemos como nos sentimos. ¿Y cómo es que debemos sentirnos?

Primero que nada, felices y agradecidas de estar vivas. Porque cada día que pasa y cada año que envejecemos es una oportunidad más de hacer algo y dejar huella en este mundo.

Segundo,  útiles y productivas. Aún cuando la capacidad física vaya disminuyendo , seguro que habrá muchas actividades que se puedan hacer.  Que nos gusten y nos hagan felices, no importa que no sean remuneradas.

Tercero, ni se les ocurra compararse con las jovencitas, y mucho menos competir con ellas.  Nuestras arrugas y las canitas, nos hacen ver más interesantes. El cuerpo ya no tan perfecto, habla de las batallas vividas y de mucha, mucha experiencia. ¡Qué placer! ¿no?

¡Qué importa! si nos movemos más lento, si el tinte ya no tapa las canas o la crema ya no funciona tan bien, si nos duele un poco por ahí y por allá, mientras tengamos entusiasmo por aprender, por compartir, por emprender, POR VIVIR, pues hay que vivir.

Y en lugar de quitarle años a nuestra la vida,  pues póngamosle vida a los años.  (Arjona dixit)

¡A vivir!  (Odin Dupeyron dixit) 

¿Miedo a envejecer? JAJAJAJAJAJA. (les digo yo)…

.

Finanzas a los 50

Tengo 50 y mis finanzas son un desorden

¡Manitas arriba quién se identifica con el tema!

finanzas, ahorro para el retiro, pensionPues si, yo creo que no pocas mujeres tenemos ese problemita. Sobre todo en el tema de nuestro retiro. Pero es que antes no había tanta cultura e información en relación al tema de finanzas personales. Ni tantos especialistas.  Y échenle además, que todavía, aunque usted no lo crea, muchas mujeres dependientes del marido.

La verdad es que tampoco hicimos mucha conciencia, por lo menos yo.

Nunca ahorré nada, desde de que gano mi propio dinero, nunca destiné nada a un guardadito y mucho menos para invertir.  A veces no siempre se podía, y cuando se podía, parecía que el dinero me quemaba las manos. Pero pues, lo pasado pisado.

¿Y ahora qué hago?

Y aquí estoy, a unos días de cumplir los 50, y no tengo ni donde caer muerta. Eso sí, tengo trabajo, pero no quiero llegar a la edad de mi retiro y no tener la certidumbre de cómo voy costear toda mi vejez.  Sí, por medio de la seguridad social voy a tener una pensión, pero ¿será suficiente para mantenerme? ¿suficiente para vivir el retiro que quiero?  La respuesta es NO

Así que me di a la tarea de investigar cuales son mis opciones, y qué puedo hacer para que, a partir de hoy comience a fabricar el retiro que quiero y merezco.

De inmediato me acordé de mi amiga Nancy Bocanegra,  especialista en Seguros, en Twitter es conocida como @PokzBo He leído todo lo que comparte en relación a finanzas,  seguros de retiro y ahorro, y  presta le llamé para concertar una cita.

Platicamos largo y tendido, me dio varias opciones, me explicó pros y contras de cada una, me hizo una proyección personalizada de acuerdo a mi situación actual y mi meta.  Una súper atención. Profesional y preparada.

Opciones de ahorro para el retiro aunque tengas 50

Tomando en cuenta que la edad de retiro, por lo menos aquí en México, es entre los 60 y 65 años, todavía tengo tiempo para enderezar el camino.  Estás son las opciones:

-Contratar un seguro de ahorro para el retiro. A través de un seguro para el retiro , se genera un ahorro a partir de una prima mensual, trimestral, semestral o anual, lo que tu elijas. El plazo también tú lo defines dependiendo de a que edad quieres recibir tu dinero.

-Hacer aportaciones a la Afore . Se trata de depositar, bajo algunos esquemas determinados por la misma Afore,  cierta cantidad de dinero para incrementar la pensión.

– Modalidad 40 del IMSS,  con aportaciones voluntarias al Instituto,  para aumentar la pensión . Esta depende de muchos factores y requisitos por parte del Instituto.

Se puede escoger una o hacer una mezcla de varias, todo depende de nuestra meta y capacidad presente.

Existen otras opciones, pero para mi edad y situación estás eran las que mejor podían adaptarse a mi.

IMPORTANTE:

Empiecen a ahorrar desde jóvenes. entre más pronto comiencen menos será la cantidad que tengan que destinar a ese propósito y no se les hará pesado ni difícil.

Y ahora lo mejor de todo:

ASESORÍAS PERSONALIZADAS

Para todas las suscriptoras del blog, y que no tengan mucho tiempo para desplazarse,  @PokzBo les dará una asesoría vía Skype, Ella les explicará a detalle cada una de las opciones, y recomendar la que mejor se adapte a ustedes. Búsquenla en el Twitter,  no se van a arrepentir.