2017 el recuento, 2018 un libro en blanco


2017

2017, año viejo, año nuevo, 2018Pues estamos a 3 días de finalizar este 2017, un año que por lo menos para mi pasó tremendamente rápido. Van a decirme ustedes que todos pasan así, y tienen toda la razón, pero este en especial voló.

Hoy por fin pude sentarme con calma a escribir. Y me puse a pensar en lo que este año me ha dejado., que no ha sido poco. Cosas buenas, muy buenas, otras malas, pero eso sí, mucho aprendizaje.

Recapitulando

Así como me voy acordando:

En los primeros meses me dediqué a editar la novela que había escrito en noviembre de 2016, la lancé para mi cumpleaños en julio y un mes después la hice imprimir. ¿Recuerdan que fue toda una odisea?  y por cierto, si aún no la tienen, no se qué esperan para entrar a Amazón y comprarla.

2017, año viejo, año nuevo, 2018La novela ha tenido muy buena recepción, que para ser honesta no me esperaba.  Muchas descargas en Amazon, buenos comentarios.  Pero la mayor sorpresa fue cuando Martha Reyes, que conduce un noticiario en Efekto noticias me contactó para entrevistarme.  SALÍ EN TELEVISIÓN, diría Mike Wazowski.  La siguiente ya está en proceso.

El blog cumplió un año y entre algunas de las cosas que hice para celebrar fue lanzar un reto de ejercicio, y gracias a dicho reto se armó un grupo padrísimo en facebook y del cual surgieron nuevas amistades con mujeres muy valiosas., como Monni Valdéz. Deberíamos hacerlo de nuevo es, duro pero eficaz.

Con todo y mi trabajo de oficina que me deja poco tiempo, me da mucho gusto que el blog no se detenga y que se sigan sumando cincuentonas para leer y compartir. Este año tuve blogueras invitadas, como mi amiga Cris Mendoza experta en belleza que nos hablo de productos específicos para el cuidado de la piel madura.

En este 2017 la madre naturaleza nos regaló un par de eventos, El eclipse total de sol, que para mi ya era el segundo,  Sin duda una experiencia diferente y tuve un post muy interesante al respecto.   Y el terremoto del 19 de septiembre, que 32 años después vino a cimbrar de nuevo nuestras conciencias, y creó un ambiente de solidaridad del que tanto necesitamos, curioso, también fue mi segundo.

Tengo en mi haber dos escapadas al nuevo SixFlags Hurricane Harbor en Oaxtepec, gracias a mi buen amigo Oscar.

Casi lo olvido, fui al partido de futbol americano en el estadio Azteca. Ver un juego de esos siempre había estado en mi lista “por hacer”  y vi a Timbiriche 35 años después.

            2017 año nuevo año viejo 2018    

 

Encuentros y desencuentros

Lo mejor que me ha dejado 2017, sin temor a equivocarme, primeramente el ver graduada a mi hija, y a mi hijo feliz cumpliendo un año en el trabajo de sus sueños. Es el momento en que puedes decir ¡Misión cumplida! hijos felices, madre feliz.

Y claro está, el nacimiento de mi primer sobrino nieto, Lucas, un hermoso bebé que nos trae vueltos locos, una nueva generación en esta familia.

Muy importante decir también que este año me ha permitido encontrarme con personas maravillosas, que me han regalado su amistad, sabiduría y  experiencia. La mayoría relacionada con la literatura;  eso de que atraes lo que piensas es cierto ¿verdad? Así que ahora además de a mi amigo, consejero y editor, Gonzalo Suárez (El tesoro de Cuauhtémoc), puedo decir que me honra conocer a Alejandro Rosas (México Bizarro), Alejandro Ordoñez (Ojalá te enamores) y Jaime Mesa (La mujer inexistente) , los dos últimos vía twitter porque viven fuera de México.

En lo que respecta al blog, también he conocido blogueras nuevas, maravillosas. Seguro vamos a hacer colaboraciones interesantes que compartiré con ustedes. Todas ellas expertas en moda, maquillaje, estilo de vida. Jaz Mendoza, Irma del Olmo, Laura Alvarado, Diana, Susy y más.  Gracias chicas por encontrarnos.

Lo malo, desencuentros también los hay, gente que se adelanta en el camino, compañeros de trabajo que se van buscando nuevas oportunidades, amistades y relaciones que ya no son más.

Pero así es la vida, un constante fluir, lo que es, es. Lo que tiene que ser será.

Finalmente

No me queda más que decir la palabra mágica para despedir este año : GRACIAS,

Gracias por la familia, auténticos, diferentes, pero que nos queremos, como dice la playera que estrenaremos este 31.

Mil gracias por el trabajo, mi bendito trabajo de oficina, que me encanta, que me reta y que es reconocido.

Gracias por cada experiencia, por cada día y hora. Gracias por la vida.

Con cada año que pasa me siento más viva, más fuerte y más capaz de hacer lo que me proponga, de cumplir muchos sueños.

A 2018 lo espero con la mente y el corazón abierto. (Y claro con un mapa bien definido)

¡Feliz año mis cincuentonas queridas! Que este lleno de muchas bendiciones, salud, trabajo y éxitos.

 

Y tú ¿Qué opinas?