Por mujeres sin estrés


¡Atención mujeres!

Todas queremos cumplir al 100% en todas las responsabilidades que llevamos: ama de casa, mamá, esposa, hija, hermana, sobrina, tía, prima, trabajadora, voluntaria, miembro de grupos o asociaciones, iglesias, clubes, las mascotas; y por supuesto, con nosotras mismas: gimnasio, salón de belleza, las amigas, hobbys, la vida de pareja, tiempo para nosotras, los viajes y un gran etcétera. A mi me pasa, como pueden ver aquí.

Mujeres estresadas

No es de sorprender que vivamos angustiadas, presionadas y exhaustas. Hacer todo para todos todo el tiempo es imposible.

Seguramente ya vieron este vídeo pero nunca esta de más verlo de nuevo, es un gran ejemplo de las cosas que por cultura, costumbre o porque así la sociedad lo dice, hacemos, aunque nos llenan de estrés y queremos ser perfectas, pero ¡oigan, también necesitamos un respiro!

Mujeres sin estrés

¿Y si pudiéramos elegir una vida sin estrés? Sigamos el ejemplo de estas mujeres y vayamos a comer allá. El restaurante si existe. Tal vez no como tal, pero si como una forma de elegir de cuándo en cuándo que la felicidad no parte de la perfección sino de hacer las cosas suficientemente bien, sin estrés.

¡Chicas, manden al carajo lo que les moleste de más! Si, hay que cumplir. Aunque no de manera perfecta. A veces se pueden quedar cosas sin hacer -como no lavar los platos una noche, o dejar un cajón desordenado-. El mundo no se va a acabar por ello.

Y créanme: no es fácil dejar cosas sin hacer o no sentirse culpable al no satisfacer todo lo que alguien más espera de nosotras. Pero… ¿Qué creen? Regalarse un día sin estrés a nadie le hace daño y puede ayudarles a vivir más en paz y satisfechas.

Así que… ¿Qué les vamos a traer hoy? Les sugerimos leer otra entrada de “Una mujer como todas” como aperitivo.

6 Replies to “Por mujeres sin estrés”

  1. … según datos del INEGI, al 2015 hay 61 millones de mujeres ¿cuántas están estresadas? Supongo que casi todas… aunque es bien cierto que debe haber alguna que otra practicando yoga a las 11:00 de la mañana, disfrutando de que la chacha vaya por los niños, despreocupada de que el marido no llegó a dormir; con tal de que la tarjeta de crédito no sea rebotada y pueda darse sus escapadas al Spa de moda.

    Descontando a ésta única mujer del conteo, nos quedan 60,999,999 de mexicanas estresadas… teniendo que comprar la cartulina y el mapa con división política en la única papelería que abre antes que cierren la puerta de la primaria, atendiéndose en el ISSTE o en IMSS a la espera de una mamografía programada meses atrás, quizás demasiado tarde, teniendo que mantener a una marabunta de chamacos con el salario mínimo, que la zumba, que la dieta, que no hay huevos, que si la India Yuridia, que si César Lozano tiene toda la razon… en fin… 61 millones de mujeres superan por mucho las 15 millones de españolas estresadas… quizás deberíamos hacer un mundial de eso…. quizás se les quite el estrés cuando ganen las tres medallas y saluden desde el podio a sus maridos, quienes están viendo a la güera quien se sentó a su lado.

    1. JAJAJAJAJAJAJAJAJA , el estrés se quita, no cuando tienes un marido paga cuentas, sino cuando dejas de cada quien en la medida de lo posible se haga responsable de su propia vida y felicidad, y tu te haces responsable de la tuya. ;). Si a mis hijos se les olvido alguna vez la cartulina, pues si estaba abierta la papelería que bien sino, pues ni modo, tuvo todo el día para pedirla, solo por poner ejemplo. 😀

  2. Me parece buena idea el restaurante, porque está demostrado que, comer con estrés, engorda. Y puede ser el estrés cotidiano o el que se genera por andar contando calorías y puntos de grasa.

  3. Jajaja me puedo catalogar en ciertas horas como mujer estresada, por horas pues me llega ese momento de valemadrismo repentino que me recuerda que estos ultimos-primeros 6 años de vida son extras y por algo me los gané… es ahí cuando tomo mi teléfono, lanzo un tuit y respiro calma. No es Yoga, no es hablarme al interior… es solo vivir. Aunque… no me molestaría ir a ese restaurante 😉

    1. El estrés es inevitable y como bien dices tenemos que darnos nuestras horas de valemadrismo , un día nos vamos a España y visitamos el restaurante 🙂

Y tú ¿Qué opinas?