La madre del año… Esa no soy yo


No soy la madre del año.

niña, mamá, madre del año, hijosNo fui una niña “normal”, el chip de madre vino apagado. No me gustaban las muñecas bebés,  si acaso tuve dos o tres pero de esas que ya eran grandes.  A diferencia de mis hermanas que en Navidad o Reyes amaban recibir de aquellas que lloraban  o las que hacían pipí o popó.   Lo mío lo mío era un libro, cuentos para iluminar, patines,  discos, ropa y zapatos.

Ya para mi adolescencia y juventud tenía muy definidas mis metas, hacer una carrera universitaria, trabajar, comprarme cosas, divertirme.  Matrimonio e hijos, estaban lejanos.  El chip seguía apagado.

Terminé la universidad, y entonces caí en las garras de Cupido, por lo que el rumbo del barco cambió un poquito, y a los 21 años me casé, pero hijos, “ahorita no muchas gracias” . No, no era niñera para nada, es más, me rechocaban los escuincles latosos, ruidosos y chillones, mucho menos estaba yo dispuesta a cambiar pañales, preocuparme de vacunas, y los más importante, no tenía la menor intención de sacrificar mi libertad de movimiento y mi sagrado sueño.

Casada si, pero la fiesta seguía.  Hice un posgrado, conocí todas las discotecas de la época, viaje, me compré todo lo que quería. No faltaba entre la familia y los amigos, el ” ¿para cuándo el bebé? ” “vas a ser abuela en lugar de mamá” “entonces para qué te casaste”  y yo así ponía ojos de huevo cocido como los del emoticon, y contestaba: Voy a tener hijos cuando tenga ganas. Punto.

El siguiente paso

niña, mamá, madre del año, hijosY así pasaron 5 largos años con la gente cuestionándome, pero yo bien divertida.  Fue entonces que la euforia de la fiesta, la paseada y el despilfarre dieron paso a un estado más sereno, me sentí lista para dar el siguiente paso. Ya no me parecían tan chocantes las criaturas y había algunos que hasta me caían bien. Ya tenía una sobrina que era un encanto, luego entonces el chip se activó.

A los 27 años me convertí en madre por primera vez,  un varón. Y a los 30, porque no me dejaron antes, una nenita.  Y ahí se cerró la fábrica. Tuve buenos embarazos en general, disfruté enormemente mis pancitas. Decoré sus cuartos y cunas con alegría y entusiasmo. Escogí sus nombres con amor y cuidado. me sentía plena, fueron niños por demás deseados y esperados.  Así que no importó que el pelo se me arruinará, los dientes casi se me acabaron y que yo no pudiera tomar agua sin que me dieran agruras. Exacto, las cosas que nadie te dice de estar embarazada.  Jijiji.

No soy la madre del año

Dados los estándares que leo hoy en los blogs de crianza, fui una pésima madre. La lactancia duró 15 días en ambos casos, porque fue dolorosa e incómoda.  Porque les di chupón para entretenerlos de noche al mes de nacidos para poder dormir de seguido. Porque no hice colecho. Porque si no había jugo y comida casera les daba Coca-cola y Gerber. Porque decidí volver a trabajar y se fueron a la guardería, el primero al año y medio, la segunda a los 6 meses. Porque después asistieron a escuelas de medio internado. Los hice pasar por un divorcio.  Habría que estar muriendo para faltar a la escuela. Cambié lunch por dinero. Un tiempo también, los dejé salir de nido. Y ya para su adolescencia y juventud, les hablé de drogas y sexo, los hice aprender  a freír un huevo y lavar su ropa interior. Vieron expectantes a su madre, volver a enamorarse.  Y hoy día sigue vigente la cantaleta de : ponte un suéter.  Y les advierto que en mi jubilación no cuidaré nietos.

En definitiva, no soy la madre del año.

Pero aún así, velé con devoción cada fiebre y enfermedad. Asistí puntal a cada cita médica.  Haciendo malabares conseguí infinidad de disfraces y no perdí un solo festival escolar, y en todos lloré. La primera en las juntas de padres de familia y firma de boletas era yo. También la que remendaba pantalones nuevos víctimas del futbol y conseguía cartulinas blancas en domingo por la noche.

Fui portera, participé en una banda musical de ollas de cocina, Igual comí extrañas cosas,  y  me aprendí de memoria los diálogos de las películas infantiles y las canciones de Barney.  Por supuesto las noches eran para, después de revisar la tarea, acostarnos todos juntos a ver Pokémon.

Moví el mar, el cielo y la tierra, para que en las malas épocas ellos no perdieran la sonrisa y la esperanza. He secado lágrimas y arreglado corazones rotos lo mejor que he podido.  Y también he pasado noches en vela esperando su regreso.

niña, mamá, madre del año, hijos

¿ Pude haber hecho algo diferente?

Tal vez.

Tal vez puede ser la madre perfecta y lactar indefinidamente, pero no se dio y eso no significa que no los alimentara pegados a mi sosteniendo su biberón, sintiendo sus cuerpecitos.

Tal vez pude haber renunciado al trabajo fuera de casa, pero quise que aprendieran que cada quien es libre de elegir la manera en que se siente realizado. útil y pleno.

Tal vez pude evitarles el doloroso proceso de una separación, pero les enseñe que en una pareja, el respeto es la base, que nadie debe quedarse en donde ya no lo quieren, que el amor no lastima.

Tal vez pude ser alcahueta, y no fomentarles la responsabilidad de sus obligaciones, pero aprendieron que ser puntuales y cumplir con sus tareas, les daba la base para su futuro.

Tal vez debí evitar hablar con todas sus letras de sexo y drogas cuando eran pubertos, pero evitó que cometieran un error solo por pertenecer.

Tal vez pude exigirme tener comida lista y ropa limpia para que ellos “no batallaran” pero hoy tengo la tranquilidad que no mueren de hambre y andan limpios esté o no esté yo.

Tal vez pude negarme al amor de nuevo, pero eso les permitió entender que ser madre no significa dejar de ser mujer y que todos merecemos amar y ser amados.

Sí, tal vez pude haber hecho las cosas distintas,  pero afortunadamente no las hice, porque hoy veo a dos jóvenes adultos, cumpliendo uno a uno sus sueños. Haciéndose responsables de sus actos y decisiones, con metas claras y dispuestos a pagar el precio que se tenga que pagar para lograrlo. Y con ganas de comerse el mundo.

Y yo, yo soy la madre más orgullosa, feliz y bendecida de este mundo porque yo si tengo a los hijos del año.

Los amo

niña, mamá, madre del año, hijos

 

 

 

 

2 Replies to “La madre del año… Esa no soy yo”

  1. El mejor indicador para saber si fuiste una buena madre (o un buen padre) es haber criado adultos responsables, que llegado el momento, abandonaran el nido para vivir su vida.

Y tú ¿Qué opinas?