Planeando mi retiro


Mi retiro ideal: Vacaciones eternas.

vacaciones, eternas, retiro, blog, escribir, leer. De las cosas que más disfruto en ésta vida es viajar. Sí, a lo largo de mis 51 años he viajado, pero no tanto como hubiera querido. No siempre se puede. A veces por sobrecarga de trabajo, a veces por presupuesto, los compromisos y lo que gusten y manden. Por eso cuando lo hago me propongo disfrutarlo al máximo, ya sea que vaya en familia o sola, como la última vez.  Ver todo lo que se pueda, probar nuevas comidas, hacer la compra de los souvenirs, tirarme al sol, contemplar un atardecer.  Sin pausa pero sin prisa.

Así que desde hace ya algunos años decidí que mi retiro lo iba a dedicar a viajar.

Dicen que la mejor época para trotar el mundo suele ser la juventud, porque estás lleno de vitalidad, no tienes miedo a la aventura, eres más osado y los inconvenientes son más fáciles de sortear. Pero creo yo, que la edad madura es la perfecta para disfrutar y apreciar con mayor intensidad todas las cosas que ofrece un viaje.  Tienes un entusiasmo renovado por conocer nuevos lugares, o redescubrir y ver con otros ojos los que ya conocías.

El retiro a tu favor

Primeramente, ya el tiempo no es un problema, puedes viajar en la fecha que se te antoje, como ya estás jubilado, no debes esperar a que “te toquen las vacaciones”. Económicamente, estás más liberada, tienes una pensión o ahorros, los hijos son independientes.  Obviamente cada quien tiene su circunstancia, su tiempo y sus recursos, pero de que debería ser más fácil, debería.

Mis planes

Aún me faltan 9 años para tener la edad de jubilación, pero desde el año pasado, algo me hizo click en ésta cabecita (llegando a los 50 te caen muchos veintes) , y me puse a pensar, si lo que deseo en mi retiro es viajar, tengo que hacer algo para que esa meta se cumpla. Porque no es suficiente con visualizarlo o desearlo, hay que poner acción para que se materialice. Así que me puse a investigar de qué modo podía sumar recursos a mi pensión y cómo ahorrar sin que en este momento mis finanzas se afectaran. Y en eso estoy. Chequen acá.

Tengo dos escenarios soñados:

  1. Vivir en México, dedicarme a escribir, en el blog (que entonces será de sesentonas), otras tantas novelas. Leer, todo lo que caiga en mis manos. Y planear unos tres viajes al año. Uno al extranjero, dos por mi país. Un crucero. Y así, hasta donde los achaques y los recursos me lo permitan.
  2. Les suplico no pongan cara de “what” pero muchas veces me he planteado retirarme en otro país. Nueva Zelanda, en específico Auckland. Es como la isla de la fantasía, la ciudad, el campo, la playa y las montañas conectadas a una hora de distancia.  Claro está también escribiendo, leyendo, paseando… Miren qué lindo.

 Bueno, ya veremos qué se va dando, pero es un hecho que no me verán mucho tiempo en el mismo lugar.

¿Ustedes cómo han planeado su retiro? Cuéntenme

 

 

Y tú ¿Qué opinas?